S/C. de Tenerife - El IES Las Veredillas sale a la calle para exigir su pabellón

 

Los padres y alumnos del Instituto de Enseñanza Secundaria de Las Veredillas, en el Sobradillo, salieron el pasado viernes a la calle para gritar un “basta ya” sobre la situación en la que se encuentra el pabellón deportivo del centro.

 

Una multitud de personas, entre alumnos, profesores, padres y vecinos de la zona del barrio de El Sobradillo tomaron prestada la calzada de la tortuosa Avenida las Hespérides, para reivindicar una reapertura del pabellón deportivo del centro.

Tras la tormenta tropical Delta que llegó a la ciudad en 2.005 reventó una tubería del instituto de secundaria Las Veredillas y las consecuencias de aquello todavía dan la lata.

Tanto, que hace unos meses un alumno resultó herido en el pabellón de deportes debido a su mal estado y la Consejería de Educación tuvo que precintar el recinto. Pero no termina ahí la historia. Ayer, los afectados por el cierre se manifestaron para exigir que el Gobierno acometa ya la reparación de los daños.

La rotura de aquella tubería ocasionó un escape de agua, que se desparramó por una parte del instituto, mojó todo lo que pilló y dañó el parqué del suelo del pabellón. A partir de ese momento, el tiempo y el uso han hecho el resto. Las láminas de madera comenzaron a separarse y a astillarse.

La caía de un alumno, que se clavó una astilla de 12 centímetros en un glúteo, fue determinante para que se precintara el espacio deportivo.

Según explicó Eduardo Gutiérrez, miembro del Consejo Escolar del instituto,

“…el pabellón lleva cerrado desde el 10 de octubre por el mal estado en el que se encuentra el parqué”.

El pabellón lleva cerrado desde octubre del año pasado porque la Consejería de Educación no ha arreglado el suelo.

Los padres de los alumnos se han hartado de esperar y el pasado viernes se manifestaron, junto a ellos, los estudiantes, los profesores y los equipos deportivos del barrio que también disfrutaban de ese polideportivo por las tardes.

El director del centro de secundaria, José Manuel Pérez, explicó que la Consejería ya les ha informado de que no hará la reparación hasta no tener dinero.

Los presupuestos que ha solicitado el instituto a distintas empresas y que han sido remitidos al Gobierno oscilan entre 30.000 y 60.000 euros. Pérez indica que el cierre del pabellón afecta a 660 alumnos, más los equipos externos al centro que juegan allí.

Mientras el pabellón siga así, los estudiantes tienen que jugar en el patio, a la intemperie, un lugar donde no pueden practicar todos los deportes que hacían en el polideportivo. Además, Pérez informa de que, cuando se juega en el patio, el ruido molesta a los alumnos que están en las aulas.

Según los padres, este espacio no solo sirve para la práctica del deporte de los alumnos en horario escolar sino que también sirve de punto de encuentro para los jóvenes de la zona, donde acuden para realizar actividades en horario de tarde.

La indignación de los padres es tal que, según confirmó Eduardo Gutiérrez,

“…estamos valorando la posibilidad de poner una denuncia ante la actitud prepotente de la Consejería que nos viene dando largas desde hace meses”.

Los padres y alumnos del IES Las Veredillas contaron con el apoyo de la Federación Insular Tinerfeña de Asociaciones de Padres de Alumnos (Fitapa). Su presidente, Eusebio Dorta, señaló,

“…estamos revindicando las obras del pabellón, un lugar importante para la convivencia no solo del instituto sino también del barrio”.

Dorta recordó que el pabellón se abre en horario de tarde y en él “ensaya la comparsa del barrio, la rondalla y se realizan múltiples actividades que no tienen otro espacio donde realizarse”. Según el presidente de Fitapa, “llevan meses dándonos largas para una obra relativamente pequeña”. “Nos han dado varios presupuestos -continuó Dorta-, pero hasta el momento ninguna solución, nadie viene a arreglarlo”.

Incluso se planteó la posibilidad de que los alumnos del módulo de carpintería llevaran a cabo la obra, algo que se rechazó porque “los chicos no están preparados para llevar a cabo una reparación de ese calibre”.

Eusebio Dorta insistió en que la reparación del pabellón “es una prioridad” porque “es un sitio de referencia para el barrio y no hay nada en él que fomente la convivencia como lo hace el compartir un espacio común entre los más jóvenes”.

Fuente: Diario de Avisos, La Opinión.

El Blog de Tejera

 

¿Te ha gustado?